ENVÍO DE MICRORRELATOS AL MINISTERIO DE FOMENTO “POR LA VUELTA DEL TREN”(1ªentrega)

Un centenar de microrrelatos han sido enviados al Ministro de Fomento Íñigo de la Serna por parte de la Asociación Amigos del Ferrocarril Comarca de Baza, como fruto de la primera convocatoria “Por la vuelta del tren” y con el fin de seguir insistiendo en la reapertura de la línea férrea Guadix – Baza – Almanzora – Lorca.

Se han recibido aportaciones mayoritariamente procedentes de las comarcas por donde discurría el antiguo trazado ferroviario (desde Baza o el Valle del Almanzora, hasta poblaciones de Murcia, Alicante, Barcelona y Gerona), pero también ha encontrado eco esta convocatoria en zonas afectadas por la actual problemática ferroviaria, tal es el caso de la ciudad de Granada, Loja y la Costa Tropical en el ámbito granadino, y otros territorios del Estado Español como pueden ser Valladolid, Zamora o Cáceres.

Los microrrelatos han sido remitidos tanto por personas mayores como por jóvenes, también por centros educativos. En cuanto a su temática, varía desde la más reivindicativa reclamando el fin del aislamiento ferroviario hasta la crítica contra la corrupción, pasando por la vertiente más poética y nostálgica sobre el pasado en la línea férrea, e incluso alusiones al retorno de la Dama de Baza.

Desde los Amigos del Ferrocarril de la Comarca de Baza se enmarca esta convocatoria de microrrelatos en la campaña que están llevando a cabo ante el Gobierno de España para lograr la vuelta del ferrocarril a las comarcas del sureste peninsular, tras más de tres décadas desde su cierre.

Primera entrega de los microrrelatos recibidos en la IªConvocatoria “Por la Vuelta del Tren”:

TIC TAC, TIC TAC

Primero dejaron de pasar los trenes por la estación de Caniles. Después la Azucarera– Furfural  acabó su actividad y cerró sus puertas para siempre. A continuación comenzaron a quitar las vías y las traviesas. Posteriormente la estación cayó en el olvido, se fue abandonando, se paró el reloj de la estación, hasta que  finalmente desapareció treinta años atrás.

Hace unos días alguien volvió a colocar el reloj en la ya restaurada estación de tren, y ayer estaba funcionando. No sé tú, pero creo que es un buen presagio para la vuelta del tren.

María López. Caniles (Granada)

 

NO HAY MAL QUE CIEN AÑOS DURE…. NI CUERPO QUE LO AGUANTE

  • Oiga señor, ¿tardará mucho en pasar el tren que va para Barcelona?
  • Me temo que llega tarde, es que la estación de Baza lleva cerrada más de treinta y dos año
  • Bueno, entonces llego a tiempo para la vuelta del tren.

Antonio Fco. Martínez. Baza

 

 

VUELTA DEL TREN

“Volvió y entró en su casa al oscurecer, como vuelve y entra el tren en la estación, fiel y silbando para no sorprender”.

María José Alonso. Granada

 

EN EL ANDÉN

Luisa se levantaba todos los días a las seis y media de la mañana para hacer las tareas de la casa. Tras ello, cogía su bolso, retocaba su moño de cabellos plateados y se daba un largo paseo hasta el andén, a su banco gris. Con su cuerpo, alto y delgado como un junco, doblado en un ángulo perfecto.

Y allí esperaba, como llevaba haciendo largos años, el regreso de su amado… que llegaría con la vuelta del tren.

Susana López Martín. Granada

AMOR FRUSTRADO

Y por fin me dijo que sí y la alegría inundó mi cuerpo como un baño de agua caliente. Corrí a su encuentro, sólo nos separaban tres pueblos. Pero no había tren

Miguel Murcia. Elche.

EN EL TIEMPO DEL OLVIDO

En el tiempo del olvido

Nadie quiere vivir

Soy más feliz contigo que sin ti.

Tu eres mi tren

Caminando hacia adelante

Y yo quiero alcanzarte.

Hubo una vez un espacio,

Que descubrí paseando

Donde había un sueño

Había un destino

Ahora solo gente

Que anda el camino.

El camino se tiñe de verde

Verde con horizonte blanco

Lleno de nada

Nada más que desencanto.

Donde hubo hierro, la hierba crece,

Donde pisaba el tren, pisa la gente.

Quiero que vuelva el tren, y que nos traiga su encanto

Que nos llene de vida sus pasos

Con el tren quiero avanzar

Para llegar muy lejos

Y conmigo mi pueblo.

José Manuel Vilchez. Marchal.

 

LEONOR.

La Iberia. Diario Liberal. Madrid. Viernes 28 de marzo de 1890.

Dicen de Purchena que días pasados caminaba una mujer por una de las inmensas trincheras abiertas para el ferrocarril de Murcia a Granada, cuando a causa de las abundantísimas lluvias de los pasados días, ocurrió un desprendimiento del terreno, quedando la infeliz sepultada.

Purchena. Martes 28 de marzo de 2017.

Ando por la antigua línea férrea, cruzo el túnel, un escalofrío recorre mi piel, la penumbra de una pequeña bóveda de cañón deja ver la lápida, apenas legible …Deo Optimo Máximo…Leonor…1890. Una sombra cabizbaja espera la vuelta del tren.

Andrés Molina Franco. Olula del Río

 

 

TITANIC

  • Pero si me dijistes “Si tú saltas, yo salto”, ¿no lo recuerdas Jack?
  • Claro que lo recuerdo, pero no me refería al Puente de Hierro de Caniles. Anda, bájate de ahí no sea que, con la vuelta del tren, nos vaya a ocurrir una desgracia.

Isabel Robles. Caniles.

 

 

VUELTA DEL TREN POR EL ALMANZORA

-Tijoleño. Pensaba que me moriría sin volver a verlo por mi pueblo. Verlo por Algaida

o la Cañalara y nosotros esperando con las bicicletas tras el baño en Cela, era un

espectáculo que nunca nos perdíamos.

– Baztetano. Esperemos que la “vuelta del tren” sea rápida, la Vía Verde conserva el

trazado primitivo. Que no pase como en el siglo pasado: D. Paco quería sorprender a su

esposa, venían de Madrid, el sabía que en Gor había un Viaducto que le encantaría. Lo

que Paco no sabía era que lo tenderían que pasar andando. Lo habían inaugurado con

esa condición.

Ernesto Suárez Carrillo. Tíjola.

 

CUANTO

Cuanto disfrutaba observando, como el tren, desaparecía por los Llanos de Hijate.

Cuanto sufro ahora, cuando se hace insoportable la espera para la vuelta del tren.

Rafael Romero. Baza.

 

 

BUENOS RECUERDOS

15 de Agosto de 2016 :

He salido de Tíjola a las siete de la mañana  para ir andando a Cela. Al pasar por la estación de tren abandonada no puedo evitar trasladarme a  finales de los años sesenta.

15 de Enero de 1969

He llegado en tren a Baza es media tarde,  ella está esperándome en la Estación, hace mucho frío. Estar  a su lado, aunque solo sean dos horas, compensa todo mi esfuerzo.

Se va y me quedo en la estación a esperar el tren de la mañana, la noche será larga pero cuanto daría porque “la vuelta del tren” se hiciera realidad.

José María Oliver Pozo. Sevilla

AVE SI, PERO NO ASÍ

Dice el ministro de Fomento que en Loja somos afortunados porque vamos a tener el AVE en poco tiempo, lo que es un privilegio para estos tiempos que corren. Y en Loja le decimos que al AVE sí, pero no así. Queremos la vuelta del tren en condiciones dignas, mediante una variante moderna y segura. Si se empeña en mantener el túnel del siglo XIX, que sea para el turismo, no para hacer pasar un tren del siglo XXI.

Antonio Cobos. Loja

 

GUARDESA

LUNES 24 DE MARZO DE 1890

El lunes se inauguró la sección del ferrocarril de Almendricos a Águilas, ó sea desde la estación del empalme con la línea de Granada, hasta el puerto de San Juan de Aguilas.

El marco esconde la noticia colgada en la garita de la guardesa, los cristales de vidrio no vibran desde año nuevo de 1985 en el que la última locomotora pasó llorando, desde entonces espera la vuelta del tren cada mañana.

Sus manos ya no tiemblan de frio colocando la cadena que llena de herrumbre sueña con la brisa del vagón de cola.

Andrés Molina Franco. Olula del Río

 

 

FAMILIA

En un pasado no muy lejano, subieron al tren ilusionadas y contentas tres princesas con su abuelo. Este disimulaba la tristeza que tenía al despedir a ese tren que nunca más pasaría por su ciudad, Baza.

Aquellas princesas son hoy madres de familia que anhelan la vuelta del tren a su tierra, para poder viajar en él con sus hijas,  y para que el recuerdo de sus mayores siga vivo.

Ramona Redondo. Baza

 

TREN PROCEDENTE DE BARCELONA

El final del verano estaba al llegar, pero el calor era sofocante, debería ser sobre las 12,15, de la mañana hora prevista que el tren procedente de Barcelona , dirección Granada, haría su entrada en la estación de Tijola, yo esperaba a mi padre  con nerviosismo ,me había prometido llevarme a la estación para recoger o mandar la mercancía que habitualmente gestionaba a través del tren, tenía la oportunidad de ver llegar el tren a la estación donde con suerte vería a personas procedentes de otros países o continentes, asomados a las ventanillas como si se tratara de un tren universal,              La estación estaba demasiado tranquila. Me costaba trabajo seguir los pasos de mi padre que se dirigía a La Oficina del Jefe de estación, después de un breve saludo, la desilusión y la tristeza se apoderaron de mí cuando el Jefe de Estación decía: Pepe hoy el tren solo trae  tres horas de retraso, mi desilusión hacía que volver a las tres horas no fuese lo mismo,  el tren llegaría a la Estación pero el ansia de verlo llegar hacia que las tres horas fueran interminables.

Ángel Oliver Pozo. Tíjola

 

INOCENTE O CULPABLE

Si pedir la vuelta del tren es un delito, yo soy culpable. Si querer que esta zona olvidada tenga futuro es un crimen, deténganme porque lo persigo en cuerpo y alma. Si oponerse a las injusticias es algo malo, condenado estoy. De lo que me declaro inocente es de contribuir a esta marginación, pues no voté a los gobernantes que la hacen posible.

Andrés Ruiz. Valladolid.

 

¿A QUIÉN LE IMPORTA?

La ciudad de Granada lleva dos años incomunicada. Baza y el norte provincial llevan treinta y dos años esperando la vuelta del tren. El puerto de Motril necesita una conexión ferroviaria que no llega. Y para colmo, quieren quitar de Granada salas del TSJA. Olvidados y desmantelados, pero a los políticos de aquí se la repampinfla.

Tomás Albaida. Granada

 

 

VIEJO
Esa mañana el Ministro de Fomento se quedó mirando fijamente el rostro reflejado en el espejo de su cuarto de baño ¿De verdad eran para tanto las arrugas que le había dicho su mujer la pasada noche? ¿Debía ir pensado en esa retirada que, medio en serio / medio en broma, ella le había insinuado?

Le vino a la mente la cantidad de cartas y peticiones que le llegaban semanalmente desde la localidad granadina de Baza, reclamando la vuelta del tren tras 32 años desde el cierre de la línea férrea. Hablaban de pérdida de oportunidades, de aislamiento, de la marcha de gente joven, de envejecimiento de la población.

Nunca lo había mirado desde esa perspectiva. Instintivamente sacó su móvil y marcó el número de su jefa de gabinete:

-“Marta, buenos días. Mande que vayan sacando el expediente de la línea férrea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca, que hoy mismo le vamos a dar un empuje”.

Antonio Fco. Martínez. Baza

 

 

LO QUE VALE Y LO QUE CUESTA

Iñaki llevaba días especialmente inquieto. Sí, los meses previos al juicio de hoy no habían sido tranquilos precisamente, pero la inexorable cuenta atrás y el reflejo de paparazzi entrando y saliendo del retrovisor del coche oficial en cada curva disparaban su nerviosismo. Dejó el periódico al lado. No reparó en los titulares que insistían en el aumento de la corrupción y la disminución de la inversión en infraestructuras. Pensó en la vuelta. El AVE sería caro… Daba igual, ¡ni que tuviera que pagar fianza! Un fotógrafo acercó su objetivo al cristal tintado. Estaba decidido. La vuelta, en tren.
Manuel Estrella Colomo. Torredojimeno. Jaén.

 

 

 

VUELTA DEL TREN

Por la megafonía se anunciaba la llegada a la estación, el día también se despertaba y los primeros rayos iluminaban la silueta de la ciudad, situada resiguiendo el río. Se apresuraba a mirar por la ventana antes de entrar en el tunel, cuando todo el mundo se preparaba para descender y diluirse.

La sensación de ir frenando le hacía sujetarse a la barra mientras recogía los enseres y la chaqueta; el tren se detenía y mentalmente visualizaba su día: en el centro de investigación, la cantina y la caminata rápida por esas típicas avenidas yanquis sin poder parar en los comercios o a saborear una cerveza viendo la liga de fútbol americano.

Cuando se adentraba en la estación coleaban los últimos rayos del día como queriendo despedirse, el aire frío aceleraba la recogida, ya en el asiento de vuelta del tren, cerraba los ojos y le parecía ver su pueblo, la silueta de la ciudad le recordaba la serranía y el viento le recordaba las nevadas de diciembre.

Sentía conversaciones detrás, con acento musical que le traían a la memoria  la feria de su localidad. Todavía no caía dormido cuando oía el nombre de su estación, abría los ojos y extrañaba no ver los valles y pinares por los que trascurría el Segura.

Valentín Ruiz Ruiz. Gerona

 

LAS VÍAS DEL RECUERDO

Aquellas traviesas olvidadas representaban los años en que la prosperidad llegó a la comarca y llevó a Levante a quienes pasada la contienda no hallaban modo de vivir dignamente. Ese camino de hierro lleno de hierba de primavera le recordaba el amor dejado en un pueblo de costa cuando fue a filas, le recordaba la triste marcha del que sin maleta se largaba buscando futuro; rememoraba las sonrisas que al negocio agrícola daban las locomotoras; por eso todos sabíamos que sus pensamientos siempre fueron deseos de que algún ministro firmase la vuelta del tren a aquella triste y vieja estación.

Jesús D. Laguna. Huéscar

 

SIENTO…..

Vida. La risa de un niño. Ojos brillantes. La brisa. Olor a salitre. Arena enre los dedos de los pies. La vuelta de la infancia.

Serenidad. Esencia de tierra mojada en el bosque. Musgo. Fragancia verde. La vuelta de la juventud.

Calor. Un abrazo. El abrazo del fuego en las tardes de invierno. Aroma a leña. Intensos rojos, azules, verdes, … Cenizas que se alzan. Vuelvo a viajar.

Intensidad. Tu sonrisa. Amanecer único. Abrazos del sol. Música de la naturaleza. Tu mirada y la mía. Juntos. En este eterno viaje. Vuelve la emoción. Vuelve la vida. La vuelta del tren.

Alicia Hitos. Granada.

 

32 AÑOS SIN TREN

Se fue aquella fría madrugada de diciembre, en silencio, tan liviano como cuando la nieve invernal lo cubre todo y el blanco manto amanece asombrándonos. No noté su ausencia al principio y aún hoy lamento lo torpe que fui por no reaccionar antes. Corrí lo más rápido que pude y le alcance justo cuando subía al vagón del tren. Le cogí de la mano y le dije que no se fuera. Él me dijo que no me preocupara, que pronto volvería, tan pronto como la vuelta del tren. Ese fue el fin de nuestra relación.

Lucía Torres. Baza

 

JOSEP WILCOX

Jefes de estación, factores, guardagujas, interventores, enganchadores, guardesas, guardabarreras, capataces, sobrestantes, avisadores, telefonistas, maquinistas, fogoneros, jefes de tren, visitadores, guardanoches, interventores en ruta, guardafrenos…cada uno de ellos fue dejando una flor en aquella tumba del cementerio apócrifo de Baza, en el mármol blanco de Macael se había tallado:

R.I.P. IN MEMORIAN JOSEP WILCOX M.I.C.E DIED FEB.27. 1890 ERRECTED BY THE ENGLISH ENGINEERS OF THE G.S.S.R.

Los pétalos marchitaron sin agua, tan solo el relente de la mañana avivaba el moho esperando la vuelta del tren y una carta de agradecimiento de la Great Southern of Spain Railway Company Limited

Andrés Molina Franco. Olula del Río.

EL QUE FALTA, LA QUE SOBRA

Cuando ella llegó, él estaba ahí, llevaba más de un siglo estando.

Ella era buena para los suyos, una minoría, y siempre encontraba la forma de tenerlos contentos.

El era necesario para la mayoría, casi todos, pero dudaron de su rentabilidad y se lo cargaron.

Ahora pedimos que ella se vaya, la corrupción, y rogamos que él vuelva, la vuelta del tren.

Marga Collado. Zamora

POR ARTE DE MAGIA

“Señoras y señoras, presten toda su atención, por favor. Nada por aquí, nada por allá. Tatatachaaan. Eh voila”

El público estalló en un estruendoso cuando David Copperfield hizo aparecer la Estatua de la Libertad de Nueva York en pleno desierto del Sahara.

Marcos tuvo una idea al contemplar este fenómeno en la televisión. Corrió a su cuarto y anotó en su cuaderno de deberes del cole: “Conseguir el teléfono del mago de la tele y convencerlo para que haga posible la vuelta del tren”.

Juan José Moreno. Caniles (Granada)

LA DAMA PA BAZA

  • No me puedo creer que no haya billetes para Baza
  • Lo siento señora, tan solo le puedo ofrecer a Guadix como punto más cercano

Con sus amplios ropajes, su llamativo tocado y sus espectaculares joyas, la Dama se buscó acomodo en un banco de la estación de Atocha. Sabía que le tocaba seguir esperando. Solo regresaría a su tierra con la vuelta del tren.

José R. Pérez. Madrid

NO DIGAS QUE FUE UN SUEÑO

Llegó con mucho tiempo de antelación. La madrileña estación de Atocha era grande y no quería llegar tarde. Se recreó en las sensaciones que le transmitían aquellas instalaciones. También los olores, los ruidos y el comportamiento de la gente. Recordó los muchos años que se habían tirado pidiendo la vuelta del tren. Incluso les tomaron por locos.

Cuando la megafonía anunció la entrada en el andén cinco del tren proveniente de Baza, supo que no era un sueño, que se había convertido en realidad.

Ángel Jiménez. Baza (Granada)

 

DESPIÉRTAME

Si llegas al alba, despiértame

Si llegas en plena noche, despiértame

Si llegas a la hora de la siesta, despiértame

Sabes que te espero con la vuelta del tren.

Despiértame, por favor te le pido.

No me dejes dormido, no me dejes en el olvido.

Fabián Montero. Plasencia.

 

LOS ÚLTIMOS DE LOS ÚLTIMOS

En la España de los aeropuertos sin aviones y de la líneas del AVE derroche, mire usted que el ministerio de Fomento se ha quedado sin un chavico para la vuelta del tren a Granada.

En la España de la corrupción de unos pocos, mire usted que somos muchos los que pagamos el derroche, siempre en el mismo lado.

Dicen que sí, que sí, que están por nosotros y que nos tienen muy presentes. Seguro que así es, que se acuerdan de esta zona pero para reírse en nuestra cara las pocas veces que vienen.

Los hay de primera categoría, están los de segunda y, al final de todo, ahí nos han colocao.

Paco Torres. Granada.

 

 

DESTINO

Ella iba y venía por el andén dando un espectáculo con sus movimientos de cadera. El estaba sentado en un banco,  sin levantar la vista del periódico. El jefe de estación anunció la inminente salida del tren y ambos se chocaron, apresurados por las prisas.

  • Después de diez años no había otra forma posible para reencontrarnos
  • Miénteme y dime que has estado todo este tiempo esperando a la vuelta del tren, como yo te hice prometer
  • Así ha sido, amor mío. Y ahora subamos, que yo me voy contigo.

Aurora Maestra. Macael.

 

DEL AYER AL HOY

Su padre le trataba de convencer que no era para tanto y que apenas tomaran conciencia de su error en el ministerio, echarían para atrás la orden de quitar el tren. Pedro no lo tenía tan claro, al contrario, sospechaba que ya no volvería si conseguían quitarlo. Por eso había planeado con compañeros de la fábrica acercarse hasta la estación de Baza ¡iban unirse a la protesta preparada para el día de Nochevieja!. Allí estuvieron en las vías el día 31 de diciembre, incluso el padre transigió en ir. Y la euforia de aquellos momentos se les fue helando en las venas cuando comprobaron que ni ese día, ni el otro ni el de después volvieron a pasar los trenes.

Su fábrica cerró, muchas otras también. Su familia tuvo que emigrar, muchas otras también.

Ayer murió Pedro. Su vida fue plena, aunque siempre le quedó la espinita de no haber conseguido ver la vuelta del tren.

Ismael Díaz.Zújar.

 

ECHANDO LAS REDES AL TREN

En Facebook se estaba especulando con la noticia. En Twitter se confirmó que era algo más que un rumor. La aparición en LinkedIn motivó que aumentara el interés. Desde Habbo se organizó una quedada y las reseñas en Snapchat convirtieron en viral el asunto. La retransmisión en tiempo real por Instagram demostró que era real. La imagen en Flick inmortalizó la vuelta del tren al valle del Almanzora.

Fran Reche. Armuña.

 

FIN DE CAMINO

Salieron los dos cogidos de la mano, caminando lentamente hacia donde se ponía el sol. Decidieron ir juntos a esperar la vuelta del tren.

A la altura de la estación de tren del Baúl se detuvieron exhaustos. Se sentaron  bajo las miles de estrellas que llenaban el cielo de aquella fría noche invernal.

Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses, los meses en años. Y al amanecer de un día se habían convertido en las rocas que flanquean el puente de hierro sobre el arroyo Gor.

Álvaro Martínez. Baza.

 

ESTÁ A PUNTO DE COMENZAR

Es el sonido del tren acercándose. Es el murmullo de la gente que espera cargada de esperanzas. Es el olor del ambiente que rodea a la estación. Es el sabor de los bocadillos preparados para el largo trayecto. Es el palpitar del corazón por la aventura que se iniciará con la vuelta del tren. Eres tú, soy yo y somos nosotros, impacientes, porque está a punto de comenzar.

María José López. Águilas.

 

 

EL ABUELO Y EL TREN

  • Has sido tú, zagalillo de los demonios. Como te pille te vas a enterar.

Y yo me escabullía entre las piernas del revisor, con el paquete de almendras que acaba de coger prestado del puesto ambulante. El tren entraba en la estación de Baza y reducía su marcha, por lo que no me resultaba peligroso saltar en marcha. Junto a las vías estaba mi  hermana, siempre atenta a la vuelta del tren. Ese día teníamos qué comer.

El abuelo contaba esas historias del tren a sus nietos, que le atendían con los ojos abiertos como platos.

Siempre acababa sus historias con la misma frase: Cuando tuve dinero envié un cheque de cinco mil pesetas a Renfe, por las molestias causadas.

Yayo, te echo de menos.

Ari Ortiz. Barcelona

 

SE BUSCAN MANIFESTANTES

Estos jóvenes de hoy no se acuerdan del tren; me atrevería a decir que les da igual, pero bien que se quejan de las escasas oportunidades de trabajo que hay por estas tierras. Lo que no se ve ni se puede tocar es como si no existiera para ellos.

¿Cuánta gente acude a las manifestaciones para pedir la vuelta del tren? ¿Cuántos asistentes tienen menos de cuarenta años? Ese es el tema. En los años sesenta nos echábamos a las calles para pelear contra la dictadura y buscar algo de futuro; era muy difícil y nos jugábamos el tipo en ello. Hoy sin embargo salimos a pedir el tren ante un gobierno nefasto y nos encontramos con amuermamiento general. Cómo va a ser esto. Pretenden que nos lo den todo hecho, como si no supieran que eso no ocurre ni en los cuentos de hadas.

José García. Baza

 

EL TREN DE LA EMIGRACIÓN

Es muy dura la vida del emigrante. Hay que dejar atrás lo más querido para buscar la subsistencia en una tierra extraña, muchas veces extranjera. Caminos de espinas en lo físico y en lo psicológico.

En el Valle del Almanzora antes de emigraba por medio del tren. En los últimos años, muchos años atrás, no tenemos ni tren.

Es difícil de creer que ningún cargo con poder de decisión haya descubierto lo positivo que sería la vuelta del tren. Es por la piedra, también por los productos agrarios y, por qué no, el turismo.

Quién sabe, puede que lo que era el tren de la emigración pueda traer de vuelta mucho de lo que se llevó.

María Dolores Hermida. Albox.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s