Tren a los baños de mar en Águilas

Cuarenta grados a la sombra en este desértico mediodía de inicios de agosto y no sopla ni una brizna de viento en estos llanos de Hijate. Ni de madrugada llega a refrescar. Me lo he pensado y voy a hacer caso de eso folleto que me dió hace unos días don Alfredo, el cartero, harto de oirme quejarme por el calor. “Baños de mar en Águilas, por medio del tren entre Baza y Lorca”, ponía el papel. Tenemos ahorradas unas pesetas y la ocasión la pintan calva para emplearlas en un beneficio para la familia, creo yo. Me voy a casa, creo que no me costará convencer a mi Pili de que nos vayamos con los niños al mar. Enseguida, camino a la estación de Baza, a ver si podemos irnos esta misma tarde.

Solo una vez en el mar, durante la mili, en un ejercicio en la playa de la Concha de San Sebastián. Lo que más recuerdo es lo fresquita que estaba el agua salada.

Firmado: A.M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s