RELATOS DE TREN: PASAJERO

En el silencio surgió una voz para preguntar
si me molestaría charlar. Contesté que no,
que siempre es agradable conversar durante
un largo viaje. Dejé mi libro a un lado y le miré.
Lucía dejadez lozana en un rostro curtido
por el sol y la aventura. Me empezó a narrar
una vida azarosa mientras apuraba de
manera histriónica un caramelo regalado.
En quince minutos me reveló sus sueños.
Sin dejarme hablar. Cuando el tren se de-
tuvo, se despidió dándome una tarjeta. En
ella estaba mi nombre y en el reflejo del
paisaje que se alejaba lentamente, mi cara.
Antonio J. de la Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s