RELATOS DE TREN: LA ESTACIÓN

Un viaje en tren, invierno y nieve, una estación, una mirada. Ingredientes suficientes para un gran relato que nos brinda José María Martínez.

 

Un súbito traqueteo le sacó de su duermevela. Desde la calidez de su asiento no pudo menos que acurrucarse al ver que estaba nevando, comprobó la gelidez del cristal con la yema de los dedos y fue entonces cuando la vió; envuelta en un abrigo demasiado grande, con el pelo revoloteando, aterida. En ese instante el tren comenzó a moverse y, durante un fugaz momento, sintió los ojos de la desconocida. Era una mirada triste, expectante, desvalida. La noche avanzaba al encuentro del tren y él comprendió que jamás olvidaría esos ojos.

JOSÉ MARÍA MARTÍNEZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s