Relatos de Tren: Es el 31 de Diciembre

Llueve. Lleva toda la mañana lloviendo. Ahora no es mucho, lo suficiente para mojar las ventanillas del coche. Son más de las doce del mediodía. Llego tarde a la que fue estación del tren de Baza. A lo lejos distingo al Antonio, Vicente, Berruezo, el Maestra de los empresarios, Antonia la concejala de los andalucistas, Santiago el del periódico, mi buen amigo Pepe que siempre nos seguimos juntando aquí, y a unos pocos muchachos y muchachas más. Hacen unos letreros. Que nos devuelvan el tren. Mira que le tienen fe a esto del tren. Será por eso que sigo viniendo. Lo que no puedo evitar es marcharme cada año con abatimiento. No me malinterpretéis, lo que hacen es digno de elogio, gracias que lo siguen manteniendo. ¿Treinta personas? ¿Dónde están los centenares, miles, de personas que tenían estar abarrotando esto? Con el paro tan grande que hay y es como si no vieran la solución. Es el 31 de diciembre y hace no sé cuántos años, muchos en todo caso, que nos cerraron la línea de ferrocarril.

A.M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s